Información sobre las cookies

Usamos cookies para recordar tus elecciones, mejorar la experiencia del usuario en nuestros sitios web y llevar una estadística de visitas. Puedes encontrar más información acerca del uso que hacemos de las cookies, incluyendo cómo desactivarlas, en nuestra política sobre cookies. Al utilizar nuestras páginas web, aceptas que podemos instalar estos tipos de cookies en tu dispositivo.
Horario de Atención: De 9:00 h. a 14:00

Envío gratis

Pedido superior a 60 €

Sal Himalaya, mejor solución para hipertensos

La sal, esa vieja amiga, que a veces se convierte en enemiga. En este artículo valoraremos los mitos de la sal con respecto a la circulación y la tensión arterial, desarrollaremos los índices para clarificar y ayudar a hipertensos.
Todos pensamos en la sal como sazonador o condimento para nuestros platos, y de hecho, es sin duda una de sus mejores funciones, ya sea sal azul Persia, sal roja Hawai, sal del Himalaya o flor de sal natural, la sal es un complemento idóneo para nuestras creaciones culinarias. Como sazonador es como lo conoce la mayoría de la población, pocos más son los que conocen su función como conservante natural para elementos, pero aún son menos los que obvian una de las más importantes funciones de la sal, se trata de la función de suministrar cloro y sodio que ayude al equilibrio hídrico del organismo, además de ser necesario para la actividad muscular y nerviosa.

La sal Himalaya en concreto, es una sal rica en minerales y oligoelementos tales como calcio, hierro, magnesio y potasio además de tener un alto poder fotogénico, lo que la ayuda a la acumulación de energía del sol preservándola así de contaminaciones.

La diferencia entre la sal Himalaya y sal convencional que la hace especial para hipertensos es que es una sal completamente natural, cuya extracción y lavado se realiza a mano, con lo que mantiene su pureza y las propiedades de todos y cada uno de los componentes que la poseen. Sin embargo, cuando consumimos sal de mesa convencional, nos encontramos con el problema de que dicha sal ha sido tratada químicamente, y tras haber finalizado dichos tratamientos químicos, la sal se convierte en puro cloruro sódico, alcanzando cuotas de más del 90%. Este cloruro sódico no es aceptado por el cuerpo humano como nutriente, por lo que su acumulación afecta de manera grave a la presión y tensión arterial.

Otra diferencia entre la sal Himalaya natural y la sal de mesa convencional, es que al ser una sal natural, la sal Himalaya no necesita absorbentes de humedad para que no se apelmace.

Como podemos ver, el problema para hipertensos, no suele estar en la cantidad de sal, sino en la calidad, si consumimos sales naturales, sin tratamientos químicos como la sal Himalaya, estaremos reduciendo el riesgo de padecer hipertensión. Debemos mencionar, que aunque tomemos sal Himalaya o cualquier otro tipo de sal natural, debemos hacerlo con moderación y evitando excesos.
Productos relacionados
Envío económico

Envío económico

Sólo 6.50 € de gastos de envío.
Gratis a partir de 60.00 €

Productos selección

Selección

Ofrecemos productos seleccionados de todos los rincones del mundo.

Grandes ofertas

Grandes ofertas

Grandes ofertas y cupones descuento en días especiales. ¡Atento!.

Compra segura

Compra segura

Formas de pago

No te pierdas nada

Suscríbete al boletín si quieres recibir ofertas especiales, cupones, descuentos y promociones de Ventum Gourmet.

Te ayudamos

955 843 064
De 9h a 14h (Lun. a Vie.)